Carta del P. Jeronimo Bai, SVD

 

Recuerdo que me encantaba adorar la Sagrada Eucaristía todas las noches. Una noche, cuando estaba arrodillado frente al tabernáculo, mi vocación del sacerdocio comenzó y no pudo detenerse. Cuando crecí, fui al Seminario de mi diócesis de origen. Sin embargo, en ese momento, nunca pensé que algún día iría a los Estados Unidos para ser misionero.

En 2005, después de mi estudio teológico, uno de mis amigos, un misionero del Verbo Divino me invitó a visitar la comunidad SVD en Beijing, China, donde conocí al P. Arnold Sprenger, SVD, un buen mentor y un santo hombre de Dios, lo consideramos en China como el segundo de San José José Freinademetz (primer misionero SVD en China). Me dio dos pequeños libros, uno es sobre la comunidad SVD, otro es la biografía de San José Freinademetz. Después de leer los dos libros y ver su estilo de vida, decidí unirme a ellos.

En 2007, profesé mis primeros votos y fui enviado de regreso a mi diócesis para servir. En 2010, los superiores me enviaron a aprender inglés en Divine Word College en Epworth, Iowa. Un año después, la provincia de SVD de Chicago me ofrecieron la oportunidad de estudiar el programa de maestría en CTU. Después de consultar con mis superiores y amigos en China, acepté su generosa oferta. En 2014, profesé mis votos perpetuos en Chicago y al año siguiente, fui ordenado sacerdote. Durante la misa de ordenación, no pude evitar llorar como un niño, Jajajaja.

Después de mis votos perpetuos, el Generalato me envió a la provincia de USW. En 2015 como Uds saben, después de mi ordenación, el provincial me envió a esta parroquia de All Souls como vicario. En 2017, mis superiores me enviaron a aprender español, y luego fui destinado a la Iglesia de Santa Catalina en Rialto en el 2018. Después estuve en residencia en San Juan Evangelista, Los Ángeles en 2019, y luego estuve en la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe en Ontario de 2019 a 2021. Cinco años después, vuelvo a All Souls Church nuevamente para verlos de nuevo!

Gracias a Dios por acompañarme en este camino todo el tiempo, y por traerme entre ustedes. Muchas gracias por su amoroso apoyo, tierno cuidado y aliento incesante antes, ahora y en el futuro. Sé que no puedo hablar muy bien ni el Inglés ni el Español, pero si alguna de mis expresiones les molesta, por favor sepan disculpar y corríjanme. Me gustaría dedicar mi vida a servir del pueblo de Dios en esta parroquia y caminar con ustedes en el camino de Dios y de la Iglesia.

Que el corazón de Jesús viva en el corazón de todos Ustedes! Unidos en Cristo!

                                                  P. Jerónimo Bai. SVD

 
Online Giving

Online Giving

Secure and Convenient Donate now!